Vallas de Obra

Remsa suministra vallas de obras para diferentes usos. Disponemos de vallas de obra de dos tipos:

Vallas de obra peatonal

Para la canalización temporal de transeúntes y tráfico rodado en el perímetro de la obra, delimitación de accesos, estacionamiento, señalización de obstáculos, etc.

En Remsa también disponemos de vallas de obra antivuelco. Estas vallas son similares a las vallas peatonales, pero en lugar de estar completamente verticales están dispuestas con un cierto grado de inclinación que ofrece mayor  resistencia a ser volcadas.

Vallas de obra metálicas

Compuestas por bastidores de malla electrosoldada con sujeción de hormigón o goma.

  • Bastidores: de 3.50 x 1,90 m de malla electrosoldada formando retícula de 150×125/3.40 mm soldada a tubos de 40 mm en ambos extremos.
  • Pies de hormigón: bases de hormigón de 32 kg de gran resistencia gracias a las varillas de su interior que evitan roturas. Sus orificios permiten colocar el bastidor en diferentes ángulos según se requiera. A pesar de ser móviles, estos vallados metálicos son muy resistentes y estables.
  • Pies de goma.

¿Conoces las ventajas de las vallas de obra?

 Cualquiera de las vallas de obra admite personalización e incorporación de placa identificativa.

Es posible incorporar rafia a las vallas de obra metálicas para limitar la visualización de la zona acotada